Receta de masa de pizza fina y crocante

Receta de salsa para pizza

Hace muchos años (me siento muy viejo cuando cuento cuántos, así que ni siquiera me voy a molestar) pasé unos 6 meses viviendo en Alemania y asistiendo a un instituto bíblico allí.     Hay algunas cosas que recuerdo haber comido allí por primera vez y que me encantaron – donas, pasteles de manzana y croissants de chocolate entre ellos.    Pero otra cosa fantástica era la pizza.    Estaba en el sur de Alemania, lo suficientemente cerca de Italia como para probarla de verdad.    No lo sé.    Lo que sí sé es que había una pequeña pizzería a un par de manzanas de la escuela donde comí pizza de masa fina por primera vez.

Antes de eso, sólo había comido la típica pizza para llevar, y la de masa fina no era muy habitual en casa por aquel entonces (ya te he dicho que fue hace mucho tiempo).    La pizza de aquel pequeño restaurante era la mejor que había comido nunca.    Así que, por supuesto, he estado intentando recrearla (y/o encontrarla en algún sitio) desde entonces.

Tan buena que ni siquiera intento adaptarla de ninguna forma.    Encontré esta receta en uno de mis libros de cocina favoritos, The Bread Baker’s Apprentice de Peter Reinhardt.    Y me encantó.    Así que decidí que no hay razón para hacer otra versión, ya que ésta es perfecta.    Así que es una suerte para mí (¡y para vosotros!) que me permita compartir su receta aquí, porque de lo contrario os la estaríais perdiendo.    Y eso no puede ser.

¿Cuál es el secreto de una masa de pizza crujiente?

Para conseguir una corteza más crujiente, tendrá que añadir más agua a la fórmula de la masa. Esto permite que la masa sea un poco más fluida y se expanda más fácilmente durante esos primeros minutos críticos en el horno.

  Estirar masa pizza se rompe

¿Cómo se hace una masa de pizza superfina?

¿Se puede hacer más fina la masa de pizza? El secreto para hacer la masa de pizza más fina es extenderla lo más fina posible sin que se rompa. Para ello, utilice un rodillo y entre ½ y ¾ de una bola de masa para esta receta.

Thin crust deutsch

Mezcle todos los ingredientes excepto la harina en un bol grande. Puedes utilizar una batidora de pie (por ejemplo, KitchenAid) o batir a mano si quieres trabajar más. Una vez disueltos la levadura, la sal y el azúcar, añade la harina y mezcla lentamente hasta que se forme una bola de masa. No mezcle ni amase en exceso.

Enrolle la masa muy fina, enharinando abundantemente la superficie de trabajo y el molde. Transfiera la masa al molde, recorte los bordes y pinche bien la corteza con un tenedor o una espátula (para evitar burbujas).

Pre-cocine la corteza durante 3-4 minutos. Retire la masa, déjela enfriar un poco y, a continuación, añada la salsa para pizza, los ingredientes y el queso mozzarella. Cocer otros 10-12 minutos hasta que la masa esté crujiente y el queso ligeramente dorado. ¡Que aproveche!

Mezcla todos los ingredientes excepto la harina en un bol grande. Puedes utilizar una batidora de pie (por ejemplo, KitchenAid) o batir a mano si quieres trabajar más. Una vez disueltos la levadura, la sal y el azúcar, añadir la harina y mezclar lentamente hasta que se forme una bola de masa. No mezcle ni amase en exceso.

Enrolle la masa muy fina, enharinando abundantemente la superficie de trabajo y el molde. Transfiera la masa al molde, recorte los bordes y pinche bien la corteza con un tenedor o una espátula (para evitar burbujas).

  Receta pizza al molde cocineros argentinos

Receta de pizza

En el instituto, cuando ibas a la pizzería a pedir comida para llevar, probablemente no te molestabas en echar un vistazo detrás del mostrador para ver si las tartas que salían del horno estaban cortadas en triángulos finos y crujientes o en gruesos trozos rectangulares. La pizza era la pizza: de masa gruesa, de masa fina, ¿quién sabía? Ahora que ya eres mayor y has estado expuesto a la continua competición entre los aficionados a la pizza de masa fina y de masa gruesa, te corresponde a ti -un panadero responsable de satisfacer muchos paladares diferentes- saber cómo hornear tanto la abundante pizza de masa gruesa como la mejor pizza de masa fina.

Puede encontrar muchas recetas de pizza de masa fina, algunas de ellas aquí mismo, en nuestro sitio web.  Pero en lugar de enviarle a una receta específica para este popular estilo de pizza (que puede implicar harinas especiales u otros ingredientes fuera de lo común), le mostraré algunas técnicas para tomar su propia masa de pizza favorita y convertirla en pizza de masa fina.

Aunque existen buenas salsas embotelladas para espaguetis y pizza, hace años que descubrí una receta de salsa casera que me gusta mucho: La salsa de tomate de Marcella Hazan.  Es sencilla pero sublime: tomates en conserva, mantequilla, sal y una cebolla.

Receta de salsa italiana para pizza

El secreto de una masa de pizza más crujiente probablemente no sea lo que usted piensa. Podría suponer que con menos agua se obtendría una masa más crujiente. Pero se equivoca. Para conseguir una corteza más crujiente, tendrá que añadir más agua a la fórmula de la masa. Esto permite que la masa sea un poco más fluida y se expanda más fácilmente durante esos primeros minutos críticos en el horno.

La mayor porosidad (menos densa) de la estructura de la masa crea un bloqueo térmico al calor procedente de la parte inferior de la pizza mucho mejor que una masa densa y pesada. Como resultado, el calor no se desplaza fácilmente a través de la masa y hacia la salsa, donde se disipa en forma de vapor durante el proceso de horneado; en su lugar, se acumula en la parte inferior de la pieza de masa, lo que proporciona un horneado más completo y crea una textura más crujiente en la corteza acabada.

  Masa de pizza con harina para pizza de mercadona

Sin embargo, hay una excepción a esta regla: La pizza de masa fina estilo Chicago. En este caso, la absorción de la masa oscila entre el 45% y el 50%, y se le da forma pasándola por una laminadora. La piel de masa resultante, muy densa y pesada, se aliña y se lleva inmediatamente al horno para su cocción, pero aquí está la verdadera diferencia: Estas pizzas se hornean durante mucho tiempo, normalmente entre 25 y 30 minutos a una temperatura de entre 500° y 525°F. Con un tiempo de horneado tan largo, hay tiempo suficiente para que la corteza se cueza completamente y adquiera una textura crujiente aceptable.